La alternativa inteligente a la ventana de madera

El PVC tiene mayores propiedades aislantes que la madera y además, no tiene los inconvenientes y las desventajas que tiene este material.  Por un lado, la madera es un material limitado y la tala de árboles tiene un gran impacto en el medio ambiente. Por otro, los tratamientos necesarios para proteger la madera de la acción ambiental y de los ataques de los insectos hacen que su precio sea elevado.

Respecto a sus características como material de cerramiento, en climas húmedos la madera se hincha y se curva, lo que dificulta su apertura. Esto hace que sus propiedades aislantes se vean reducidas debido a las corrientes que atraviesan esta apertura. Además esta deformación también afecta al aislamiento acústico del cerramiento. Sin embargo, la ventana de PVC es un excelente aislante, lo que contribuye a reducir la factura energética en el hogar.

Fácil mantenimiento y larga vida útil

La madera tiende a agrietarse con el paso del tiempo lo que requiere un mantenimiento constante.  Sin embargo, la ventana de PVC  sólo necesita limpiarse con agua y jabón para que se mantenga como nueva.

Las ventanas de madera se ven afectadas por la polución ambiental, la radiación solar, la salinidad, la humedad, el frío, el calor u otros agentes corrosivos. Además, si no se trata, la madera se pudre y puede ser atacada por insectos. Por el contrario, los cerramientos de PVC no se ven afectados por el clima o la contaminación. Estos agentes externos son inofensivos para el PVC, de modo que las ventanas fabricadas con este material no se decoloran y no ven afectada su estabilidad estructural.

No hay límites en el PVC

Cerramientos-pvcLos sistemas de foliado de perfiles y las nuevas técnicas de color permiten personalizar la ventana de PVC para adaptarla a cualquier estilo de decoración. La gama de perfiles de PVC en tonalidades de color madera aportan realismo y fidelidad gracias al sorprendente veteado del acabado. Por tanto, con estos acabados foliados podemos seguir manteniendo la calidez estética de la madera  aprovechando las ventajas de alto rendimiento que ofrecen los perfiles de PVC.

La madera tiene un límite de espesor al cual se puede cortar antes de que pierda totalmente su resistencia. Esto impide fabricar cámaras internas para controlar de forma eficiente las filtraciones de aire y agua a través de la ventana.

Sin embargo, el PVC sí permite fabricar ventanas con cámaras para dividir su espacio interior, de modo que las temperaturas extremas de frío o calor que puede haber en el exterior  nunca llegan a estar en contacto con la temperatura de confort del interior de la vivienda.

Asimismo, las esquinas de las ventanas de PVC se sueldan para aportar mayor seguridad. Esto hace que las ventanas sean totalmente impermeables a las filtraciones de agua o aire y logren una resistencia mucho mayor a la que pueden ofrecer las esquinas atornilladas.

En definitiva, el PVC tiene propiedades que la madera nunca podrá alcanzar.

Ventajas del PVC sobre la madera

 CARACTERÍSTICAS DE LAS VENTANAS DE PVC
  • Su composición procede en un 57% de un recurso prácticamente inagotable, la sal común. Además, el PVC VEKA es reciclable al 100% y tiene un bajo coste medioambiental.
  • Alta estanqueidad al agua y baja permeabilidad al aire.
     
  • Inmune a la contaminación.
  • Fácil de limpiar, tan solo con agua y jabón.
  • Amplia gama de colores.
     
  • Estabilidad del color.
CARACTERÍSTICAS DE LAS VENTANAS DE MADERA
  • Materia prima limitada y alto coste medioambiental debido a los costosos, lentos y complicados procesos de reforestación.
     
  • Absorbe la humedad, lo que puede provocar agrietamiento y alabeo, pudiendo ocasionar filtración de aire y agua.
  • Tiende a agrietarse.
  • Requiere un frecuente y costoso mantenimiento.
  • Reducida gama de colores, sólo las tonalidad que ofrecen los distintos tipos de madera.
  • Tiende a perder el color con el paso del tiempo.